Ir al contenido principal

LA FELICIDAD DE LA FAMILIA

http://www.candaya.com/lafelicidaddelafamilia.html

Hay que luchar contra la vagancia del suicidio, así que no hay que tener ni un minuto de aburrimiento, por Caridad Jiménez

La felicidad de la familia, de Osamu Dazai.

Esta antología de cuentos, editado por Candaya Narrativa 41, se presenta ante nosotros gracias a la estupenda traducción de Isami Romero Hoshino y de su prologuista, un escritor formidable, Ednodio Quintero, dándonos una fina información sobre los avatares de la cotidianidad de la vida del autor, el suicida Dazai, Un prólogo muy necesario, pues Ednodio Quintero sabe volver la vista atrás, con maestría, como todo pescador paciente de carpas koi japonesas, y ayudarnos con la caña de pescar con el cebo para enganchar el pasado de Dazai y traernos, su corta vida, a nuestro momento presente, junto a la perspectiva novelesca que sitúa a la acción en toda su verdad de tiempo y forma, así vamos a conocer al autor de los cuentos muy rápidamente a través de las valoraciones del prologuista, por ejemplo cuando nos dice que Dazai padeció el drama de los genios prematuros sin reconocimiento social que no ocurre solo en el mundo del arte sino, asevera, “…pues forma parte de la conducta sediciosa de los humanos.”.  

Los cebos de Ednodio Quintero son espectaculares pues nos muestra a un filósofo nihilista —como cuando escribe: “El poder del instinto es una fuerza que no podemos modificar con nuestra voluntad.”— que correspondería a la especie del verdadero pez Dazai, una carpa koi que nada río arriba ya sentenciado a muerte y, que en su fatigosa remontada, convivirá y convertirá a una geisha de baja estopa, la influenciará de su nihilismo, de sus valores hasta el punto de verse como una pecadora; también puede conseguir que vea, mediante el contrato moral del matrimonio, lo natural del sexo como pecado, y ese pecado en adulterio, y el adulterio en vergüenza, y la vergüenza en un sentimiento natural del ser humano que solo puede ser combatido con la gloriosa arma social, el suicidio (de ambos, marido y mujer) porque se considera que el suicidio no es pecado —excepto si eres nihilista como el autor de estos cuentos—, por tal motivo no se contemplaría el dejarse matar en aquella guerra, no es digno de una carpa sagrada.

La carpa Dazai escribió sus cuentos en primera persona, en el lago de una sociedad nipona y en una época convulsa y pasada de moda (“…un país donde las cosas podían permanecer sin alteración alguna…”) y nos repite hasta la saciedad que se oficializó la rendición incondicional de aquella guerra. Escribe como un pez pretencioso —como suele serlo toda carpa sagrada— opinando que las personas de origen noble son distintas, sagradas, aunque estén corrompidas por la vagancia, el juego, las drogas, el alcohol y quizá alguna enfermedad como la epilepsia, y  por supuesto, sin contenido “espiritual” cuya máxima de vida parece ser llevar una diaria existencia normal y trabajar duro (“…el trabajo es sagrado…”) y dormir como un muerto para estar siempre ocupado, y además, a ser posible que viva a costa de su familia y si no de las pobres mujeres en situaciones precarias a las que se debe mostrar piedad, incluso empatizar con las chiquillas lloronas, y a falta de chillos, se debe aficionar toda carpa sagrada a la radio para no tener “…siquiera un minuto de aburrimiento...”.

La carpa Dazai escribe con el esfuerzo de remontar su río frases como:
“La esposa había vendido todas sus pertenencias en el mercado negro para comprar las cosas que alegraran a su suegra y a sus hijos. En su hogar siempre soplaban vientos de primavera.
Pienso que el gusto y el odio de las mujeres carecen de fundamento. Actuamos conforme a nuestro estilo de vida, somos expertas en arreglárnoslas de cualquier manera, pero no tenemos un verdadero y fuerte amor hacia nosotras mismas ni hacia lo que nos rodea. No sabemos cuál es el significado de la modestia. Para poder decidir nuestro futuro, a las mujeres nos basta sólo una sonrisa. ¿Por qué las mujeres no podemos estar satisfechas con nosotras mismas y amarnos eternamente? Odio ser mujer. Como soy mujer sé muy bien lo que es la suciedad femenina. (…) y aunque te laves y te laves no se te quita, y así todo el día estás exudando ese olor, ese olor a hembra. (…) me porto como una niña simpática, los adulo, les hablo…  Aunque mueras. ¡No seas el juguete de las personas! Como habían sido rechazados por alguna mujerzuela, abogaban a gritos por la derogación de la prostitución.”.


Queremos creer que son denuncias de la carpa koi que le transformarán, cuando él ya no esté, a los ojos del mundo en un dragón. Un dragón que pone de manifiesto el hecho de que en el lago, todo gira y gira sobre el varón, sea este como sea, se comporte como se comporte y esté en la escala social que esté, es el centro del mundo y de su hogar, el rey de la familia feliz.

MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!}

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL MAL NECESARIO, de Jaime Covarsí

Hay tanta oferta cultural en esta ciudad de Badajoz en los mismos días y a las mismas horas que es normal que las que se refieren a presentaciones de libros (da igual que sean de novela, relato, poesía, etc.) pasen desapercibidas, por varios motivos, pero el más sorprendente es la que utiliza el boca a boca (Facebook) como única campaña de marketing. Otro motivo de por qué pasa desapercibida una presentación de un libro es porque tendemos a realizarla en una librería, que es justo el almacén de libros más desorbitado en proporción a títulos, así, escuchamos el nombre de uno y ya nos parece hasta mediocre, repetitivo y no sirve indicar que la familia lo lleva ya por la segunda o tercera ediciones o que ha aparecido en diversos blogs y hasta en suplementos culturales que favorecen la posibilidad de retención del susodicho título, pongamos por caso que oímos: El mal necesario, de Jaime Covarsí.
El mal necesario sin embargo, no debe perdérselo el buen lector por la fina ironía que vierte …

...A MERCED DE SU VIENTO.

Que duele, que duele dice, el corazón en un desgarro, un mal latido, una obstrucción, la falta de bombeo y muere, recupera su forma, su valor de músculo, la atrofia de la vida y de su amor.
Y se marchó por el camino de baldosas amarillas —ya va para un año—, se llevó toda mi vida, al perrito faldero, al león que siempre temblaba hiciera frío o calor, y al que rodaba continuamente por el suelo como un jaramago por falta de fuerzas, con su vana existencia.
Ella se fue con sus trenzas de niña y me dejó vacío, hueco. Me dediqué a transportar en mi interior, líquidos y algún sólido, de unas granjas a otras, aquí ordeñaba las vacas; allí ayudaba a la granjera con el agua fresca del pozo; más allá había que llevar aceite para los motores o gasóleo para poder poner en funcionamiento a los tractores; abono para que las plantas crecieran fuertes o granos de maíz para las gallinas y sus pollitos.
Conversaba poco con las gentes del lugar, no se puede coger cariño a los desconocidos, ni a mi amiga l…

SONETO A LA SIERRA DE PELA

SIERRA DE PELA...
(A mi sobrino Fco Javier J M )
No hay en el mundo, para mí, una cumbre, ni un pico, ni montaña que me rija o conquiste con gana tan prolija como lo hace esta sierra con su herrumbre.
Desde mi lejanía la vislumbre y su llama de faro me dirija, que es imagen que a mí me regocija y siempre necesito que me alumbre.
Ella está en la raíz de mi penar, sobre el pueblo en el que una sementera aparqué mi faena de espigar y olvidé la alegría de mi era. ¡Quién sus peñas volviera a jalonar para bajar lozana su ladera!


MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥